miércoles, julio 25

MANAUEL AGUJETAS - AGUJETAS CANTAOR FILM DE DOMINQUE ABEL



AGUJETA EN 16mm



Dominique Abel vinculada al mundo del arte desde edad temprana, comienza estudiando danza en Provence, ampliándola después en Estambul y Paris. Se traslada a España tras escuchar a Camarón y presenciar un espectáculo flamenco de Antonio Gades, estudiando baile en Madrid con La Tati y El Güito, entre otros. Compagina su aprendizaje con la carrera de modelo y actriz trabajando para prestigiosas revistas y en las principales pasarelas europeas, comienza en el séptimo arte como actriz y guionista. Sobre sus actividades como modelo publicará en la editorial Planeta el libro “Camaleona” en 1997.

Recién llegada a España es seducida por la expresividad jonda de Manuel, enganchándose inmediatamente a unos de los cantaores que mejor transmite los soníos negros que esconde este arte “Era tan pobre entonces que la habitación donde vivía no tenía ni luz ni agua, así que me compré un aparato a pilas muy chiquitito donde escuchaba las cintas que pillaba en el Rastro; una de ésas era de Agujetas y desde entonces me dejó marcada su voz salvaje y antigua” poco después conocerá a su ídolo jondo “Fue un flechazo, una hecatombe, tres días de locura”, “Agujeta ha marcado desde entonces mi universo personal, debe de haber en mí incluso una fascinación de tipo antropológico; mi sensibilidad está fascinada por una belleza que el flamenco y los gitanos encarnan vivamente”. “Descubrí unos rasgos como tallados en la roca que correspondían a la voz que me había absorbido. Toda su cultura viene de la tradición oral y es precisamente esa integridad cultural congénita la que me maravilló. Su personalidad percibe la sociedad moderna de consumo como una agresión y por eso utiliza su cante como rechazo radical a la misma. Yo soy un hombre libre, proclama con rabia”.
Conoce a Agujeta en una “Cumbre Flamenca” en Madrid. Cuando él se volvió y vio la sonrisa de Dominique, se arrodilló ante ella en plena calle, presinándose cristianamente, levantando una mano al cielo y prosiguiendo con paso firme “Mi sonrisa hizo el milagro, lo conozco desde hace 16 años. Le quiero y admiro y me ha enseñado todo del cante que por eso no podía ser otro sino a él a quién yo dedicara ese documental. Con él aprendí el auténtico saber. Lleva la cultura en la sangre”.




Afincada en la piel de toro y después de unos dieciséis años intentando convencer al vecino de Torrebreva, consigue su propósito. Enseguida se pone manos a la obra y busca financiación en España ¿Dinero para para Flamenco? ¿Y eso qué es? Así que se va Francia donde lo del flamenco, sí les suenan y consigue 80 millones de pesetas de presupuesto. Cuenta Miguel Mora en El País, que cuando llega Dominique a Jerez con el productor Pierre Olivier Bardet, para que firme el contrato, Agujeta lo recibe con la siguiente frase: "Todos los franceses son unos hijos de puta" Se podéis imaginar a esa Dominique explicándole al guiri que eso era un saludo local que conllevaba mucho aprecio y unas ganas loca de conocerle.



Las negociaciones fueron duras, desde el sitio elegido para el recital hasta la elección del guitarrista, Manuel quería un guitarrista que no le restara protagonismo al cante, Dominique quería un guitarrista de postín acorde con el nivel artístico de Manuel, hubo muchos tira y afloja hasta que Dominique nombró la casa de los Morao; de todo el mundo es sabido la admiración mutua que se profesaban Manuel Morao y Manuel Agujeta. “Fue nombrar a Moraito y se acabó la discusión, Manuel se calló la boca” (Dominique Abel). La película se estrena en Francia en cine “L’Entrepôt” Paris, el 13 de octubre de 1999, luego lo haría en España en el cine “Bellas Artes” de Madrid.
El vídeo en blanco y negro no podía ser de otra manera, comienza con un hombre andando por un camino entre besanas que se va acercando a la cámara, cuando está a tiro de micrófono comprobamos que, es Agujeta y que, a la mañana, la está bendiciendo por fandangos. En su caminar ha salido en pantalla una cita de Unamuno “el que defiende el “yo” defiende todos los “yo”, es el “nosotros” Un primer plano mantenido de su cara que cambia a una mirada de una elocuente plasticidad da paso a uno de los protagonistas del documental, Antonio El Platero, en el que se apoyará Dominique en varias ocasiones para narrar la historia de Agujeta cantaor y sus anécdotas, en esta ocasión empieza comparándolo con el whisky, que sirve como introducción para llevarnos a la venta del Gordo Prospin en Chipiona, a la que acudirá en numerosas ocasiones para presentarnos el cante actual de Manuel en directo, esta vez por fandangos. La cámara se va fijando en las caras de satisfacción de los aficionados presentes, al escuchar cantar al grande del cante gitano.







Se empieza a tirar de archivo donde nos encontramos a un Agujeta de 37 años contando sus primeros escarceos con el cante, terminado la escena con un descomunal cante por martinete, el vídeo vuelve a la actualidad entrando en la fragua que tiene Agujeta en su casa donde se templa por martinete para que comparemos el ayer y el hoy de su cante, recurso que también aparecerá en vario momento del film. Entre martinete y martillazos va contando como al principio
era reticente a esto del artistéo, prefería cantar en las ventas y los tabancos para sus amigos, poniendo de manifiesto también su profunda asocialidad y que accedió a convertirse en profesional del cante porque los ingresos obtenidos con el trabajo en la fragua no alcanzaban para dar una digna calidad vida a una familia numerosa. Si al principio cantaba por gusto, ahora lo que hacía por gusto y muy esporádicamente era el trabajo en la fragua, cuando necesitaba algo para la casa o para beneficiar algún amigo. Continúa cantando esta vez por seguiriyas en otra de las estancias de la casa, entre estilos y estilo Moraíto va mostrando su admiración, que no es más que la de muchos otros artistas jerezanos, al auténtico y salvaje cante de Manuel.









 

 Una panorámica de la campiña, desde Torrebreba, desemboca en la azotea de la casa de Manuel, que apoyado en un muro suplemento del original, de estilo grotesco va comunicándonos las claves de su filosofía de vida, que no es otra que, la de “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”. No podía faltar en el documental el afamado baile de Kanako que sirve para mostrarnos al Agujeta que se llevó una década recorriendo escenarios por medio mundo con otra de sus mujeres, Tibu. Agujeta nos habla de la edad, al no tener papeles, se queda con la que quiere, llegando a la conclusión de que los años cumplidos no sirve para nada, que lo verdaderamente importante es hacer tiendas de campañas que quepan las gentes de pie.

Ahora El Platero anuncia que vamos a entrar en un tsunami de placenteras sensaciones “Un hombre con un sentimiento fuera de lo común, que araña, no tiene nada que ver con el cante, el cante es una cosa que se comercializa. Pero Manuel cuando canta, por ejemplo, en Chipiona el sábado, le salió el duende y cantó por solea como se tiene que cantar por solea en esos términos y en esas alturas de esos cantaores. El duende sale muy pocas veces, cuando le sale a Manuel hay que salir corriendo, hay muchas veces que te pone en otro éxtasis” … Único cante que se recoge íntegro en el documental, en los seis minutos que dura el mismo, la cámara aprovecha los momentos álgidos del cante para ir mostrando planos donde los aficionados gesticulan de diversas maneras para recibir los gañafones jondos que Agujetas va endiñando desde el escenario. Cuando Manuel remata la soleá, la risa de oreja a oreja está instalada en los rostros de los damnificados, que se mira uno a otros dándose la confirmación de que la hecatombe jonda ha sido una cosa colectiva y transversal que ha alcanzado a todo el mundo por igual.









El perceptivo homenaje al viejo Agujeta, artífice de la transmisión oral a su hijo, no tarda en llegar, el encargado de nuevo es ese extraordinario aficionado, cultivado en miles de fiestas y juergas, Antonio El Platero, que con admiración va narrando la importancia que tuvo en la conservación y difusión de los estilos de la comarca y por último referirá la admiración que el patriarca sentía por el cante de su hijo, el cual lo hacía llorar en algunas ocasiones. Agujeta en otra escena se siente orgulloso de su analfabetismo que lo hace desarrollar habilidades como el ser poseedor de un gran archivo mental de letras y que solo muy puntualmente se apoya en su amanuense de guardia, Kanako. Manuel tiene almacenada cientos y cientos de letras, algunas de su propia creación, que lo hace cantar más de una hora por un mismo palo sin repetir una sola, pero “Para eso hay que ser un “enamorao” del cante y vivir del cante”.




("una persona si sabe leer y escribir ya no puede cantar flamenco, porque entonces pierde la pronunciación"). “Yo sabía que esta frase de Agujeta iba a ser fuente de muchísimos problemas para mí. Eso es una persona, una tradición y es digno de interés y no significa que sea la verdad absoluta y que todos los flamencos se tengan que reconocer en ella. Es una forma de ser fiel a la tradición oral que me parece muy interesante y lamento que en España haya un complejo tan grande de que esto venga a menudo de gente que era analfabeta, se quiere tapar eso porque la dignificación del flamenco pasa por la idea del estudio y tal y cual. Yo estoy abierta a distintos tipos de flamenco, pero no por eso hay que tapar una verdad preciosa, hay que estar orgulloso de eso. Igual que hay que estar orgulloso de Agujeta, es un hecho que es parte integrante de la cultura de Andalucía. Hay que sentirse muy orgulloso porque es un cante precioso y una forma singular de mucho valor”. Coincide plenamente con la interpretación de la frase que hace Luis Clemente, "Es una referencia a los cantaores analfabetos que escribieron las cartas de navegación del flamenco, a los cantaores gitanos alérgicos a las florituras, antirretóricos” Los detractores de Agujeta se agarran a un clavo ardiendo antes los grandes indicadores (audiovisuales que pululan por la red) no les queda más que intentar desviar la atención para que se mire al dedo en vez a la luna, por eso interpretan la frase literalmente, no les interesa ver más allá, por “mu moesnos” que sean.
Una espeluznante saeta suena mientras la cámara se recrea en un cristo “libre” hecho a lima por el protagonista y cuyo pelo es de Kanako, antes El Platero ya nos había dado el norte "Una saeta en un cantaor cualquiera, cuando dice el primer tercio para entrar en lo que es ya la saeta, Manuel Agujeta ha terminado. Es la saeta por seguiriyas de Manuel Torre, los tercios “ligaos” sin respirar, bueno esto señores tienen pulmones de buey, cogen los cantes llevándolo y trayéndolo como un fuelle, después enlazar los tercios y rematarlos". “Lo que más me gusta del mundo es el campo y las mujeres” dice Agujeta cundo la cámara cambia de plano y nos va enseñado su huerto, cuyos frutos está a disposición de gentes que los necesiten, cuando este se va de gira. Ahora les tocan el turno a las construcciones arquitectónicas, casa, pozo, taller… Todo lo ha hecho él con sus propias manos.

“Este hombre es muy inquieto, él está en el campo y está cantando, está trabajando y está reinando en el cante, no es una persona que está en lo suyo, no, no, él está siempre reinando en el cante, por eso canta como es él, con inquietud, es una persona muy inquieta no puede estar parao. Es el que más ladrillos ha gastado en España, no he visto más obras que hace en la casa, y entonces tiene que cantar como es él, bravío”. (Antonio El Platero)

Los diferentes “yo” de Agujeta se van sucediendo a lo largo del mediometraje, Agujeta el tímido de sus comienzos, Agujeta con su coraza de personaje impertinente a lo Fernán Gómez, para mantener a raya toda la parafernalia del “artistéo”. Cuando Dominique consigue que se relaje, sale el Agujeta persona, el amante de la naturaleza, el que encuentra a sus mejores amistades en los habitantes de aquella campiña.





Orgulloso de la herencia recibida y de su rechazo a la hipócrita sociedad de consumo, su enamoramiento de la tradición oral, le ha valido para desarrollar mecanismos propios de defensa contra la contaminación al estar libre de la manipulación mediática. El arte de ir siempre contracorriente lo hace no plegarse a las leyes del mercado. Lleva muy a gala ser el defensor de una forma de expresión jonda en desaparición y el ser el altavoz de la resistencia “Que se entere el mundo que está aquí Agujeta y de que no existe el flamenco moderno”. La cámara nos devuelve a la venta para escuchar una tanda de fandangos marca de la casa mientras el aficionado El Coyote se afana por explicar lo inexplicable “Que quiere que te diga de Agujetas, que a mí cuanto menos se me pone el estómago revuelto cuando lo escucho cantar, se me sube la adrenalina, me pone los bellos de punta, el cante de Agujetas es que hiere, que te sangra, te corta como un cuchillo, te corta las carnes, te estremece, eso es lo que es Agujetas”.
Es todo un poema las caras que va poniendo Agujeta al escuchar la poética de su presentación por Fernando Quiñones, como cuando escucha al Agujeta de los años ochentas cantando por seguiriyas, a medida que se va desarrollando el cante la cabeza del protagonista se mueve en sentido negativo, desaprobando lo que está escuchando. Lo que no alcanzo a entender es como ha accedido a escucharse, cuando no escucha ni sus discos cuando finaliza una grabación (Esto que yo hago contigo / no lo había hecho con nadie) las conclusiones sobre el nota que canta ya se la podéis imaginar cuando lleva años en la tesis de los setentas “Un cantaor no se hace hasta que no cumple los 76 años por lo menos” Sigue la comparación de cómo dice el cante en las diferentes época volviendo a la venta donde aborda el cante por seguiriyas en la actualidad, haciendo las delicias de los aficionados que tuvieron el honor de asistir al acontecimiento.










Prosigue El Platero contando anécdotas, esta vez, la de un aficionado que se había quedado sin mechero, al que Manuel le enciende el cigarro a fuerza de poner un hierro candente a martillazos. La escena pasa a color para anunciar el final del vídeo con un extraordinario plano de Manuel que se va intercambiado con el fuego, el humo y el resplandor, mientras se escucha un cante por martinete, todo de una belleza plástica exquisita mientras los créditos van pasando sobre ellas.





El corazón del espectador empieza a aplaudir espontáneamente por haber tenido la fortuna de toparse con el mejor trabajo audiovisual sobre el cante gitano, jamás realizado.

“El resultado es impresionante, pero a Agujeta no le convence del todo, porque su persona despierta cariño y a él no le gusta que le quieran. Quiere que le teman”. (Dominique Abel) El montaje terminó un viernes y al día siguiente Dominique parió a su hija Carmen.

Este vídeo palió en cierto modo el déficit de Agujeta que tenían los aficionados fuera de los centros neurálgicos del cantaor. La película pasa la criba en numerosos festivales donde es seleccionada para competir por primeros premios, obteniendo el Gran Premio del Festival Internacional de Praga “Golden Prague 1999″. “Un documental sobre el cantaor jerezano Agujetas, dirigido por su amiga francesa Dominique Abel, ha ganado el primer premio del Festival Golden Prague. Por primera vez, el flamenco obtiene un galardón en ese prestigioso festival de cine musical. Un equipo francés, que incluye al célebre director de fotografía Jean-Ives Escoffier, operador habitual del transgresor Leos Carax, filmó al artista en su casa durante seis días. Abel define su película como un "homenaje a un artista muy singular". (Miguel Mora El País 20/05/1999)

El Gran Premio a Obra Audiovisual de la Academia Charles Cros 1999, el premio “Golden Spire” en el San Francisco International Film Festival 2000 (mejor película documental), el Premio a la Mejor Película Musical en el Festival de Mediawave Hungría 2000 y la Mención Especial del Jurado en el festival “Classique en Images” Le Louvre, Paris. El documental es adquirido por un número considerable de televisiones internacionales para su emisión. La película se comercializa para el público una vez pasada la vorágine festivalera-televisiva, primero en VHS y después en DVD full y Blu-Ray HD/3D con la película completa en buena calidad visual más tráiler oficial, comentarios del director, escenas eliminadas y extras.

“Es el hombre más libre que conozco, no se arrodilla ni ante la fama ni ante el dinero” (Dominique Abel)
 

Antonio Delgado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todas las aportaciones de los aficionados serán bien recibidas e incluso necesarias. Gracias

MANUEL AGUJETAS GENIO Y DUENDE DEL CANTE GITANO

Para entrar en materia nada mejor que un audiovisual cuando se está hablando de música y para que se compruebe que todo lo que se va a deci...