miércoles, mayo 22

MANUEL AGUJETAS - APUNTES PARA UNA DISCOGRAFÍA JONDA PLAGADAS DE GEMAS



Tío Parrilla en el ecuador de los años sesenta lo escucha y se vuelve loco, así lo reflejaba Parrilla de Jerez en uno de los programas de “Rito y geografía del cante flamenco” “Cuando escuchó mi padre a Manuel Agujeta se volvió loco, se peleaba con to´ el mundo, se peleó hasta conmigo porque le dije que no me gustaba Agujeta. Lo escuché cantar una vez, de estas veces que te coge mal y no cantas bien y me formó una pelea. Pero como un día en la feria fuimos a una caseta ¿Te acuerdas Manuel? En la caseta de Soteco, venga, saqué la guitarra, para que tú veas lo que es el duende y la cosa del cante, tan rara, en una feria, donde no puede cantar nadie. Me fui en busca de mi padre y le dije: “tiene usted razón Agujeta sabe cantar muy bien”.
El hijo de Junichi el Manijero, era bailaor, tocaor y cantaor, dejó el mundo del arte profesional cuando perdió la voz, su enorme talla de aficionado le hace poner los cincos sentidos en apoyar a artistas jóvenes que estaban llamado a ser gente en esto del flamenco y se convirtió en un gran mecenas de lo jondo. Tío Parrilla va contando la buena nueva de su descubrimiento a todo el que lo quiera escuchar, por su afición y conocimiento era muy respetado en el círculo de aficionados que a finales de los cincuenta movían los hilos jondos en Jerez y Madrid. Se lo presenta a Juan de la Plata y Manuel Morao, quienes lo van fogueando en los espectáculos que ellos organizan durante el siguiente quinquenio y así aparece en Los Jueves Flamencos y la Fiesta de la Bulería que organiza el guitarrista y en el apartado de flamenco que organiza el poeta dentro de los Festivales de España. 

Lo convencen para que se presente al Concurso de cante flamenco del Festival de Mairena de 1966 y gana el primer premio, junto a un tal Camarón y un tal Fosforito, pero no es hasta cuatro años después que Tío Parrilla y Antonio El Platero, le leen la cartilla y le dicen ¡Ahora o Nunca! Tú tienes ya 35 años ¿Tú cuando vas a salir? ¿Tú quiere ser artista, o no? A los pocos días de haberlo convencido Antonio El Platero se encarga de reunir el dinero para que viaje a Madrid y Tío Parrilla le escribe una misiva para que se presente a Manuel Ríos Ruiz, este al ver las excelencias jondas redactadas en la carta, lo lleva prácticamente del tren al estudio de grabación de la CBS donde trabajaba de productor, las pruebas son tan satisfactorias que le pone un contrato por dos años, Agujeta lo firma y a mediado de 1970 ya está en las tiendas su primer larga duración:

“VIEJO CANTE JONDO” ****

El Agujetas - Viejo Cante Jondo 1970
Su primer LP se abre con unos impresionantes cantes por campanilleros con los sentíos puesto en su creador y que ya no abandonará a lo largo de todo el disco, profundo, denso, jondo y penetrante. Este disco sería conocido por los aficionados como el de los campanilleros. Sigue el nivel con la malagueña que las ejecuta con autenticidad y entrega, dando paso a unos fandangos donde se mueve con solvencia. Sigue imbuyéndose de su paisano en el cante por alegrías para adentrarnos en otros de los mementos álgidos del disco, entregando el alma en los martinetes ante su extremada crudeza, cerrando esta cara A con unas tandas de seguiriyas de gran emotividad. 

Unos tarantos con poderío abren la cara B al que le sigue unos emotivos fandangos que conmueven y te preparan para la majestuosa y solemne soleá. Demuestra su maestría en los tientos y las bulerías por soleá para cerrar el disco con unas soberbias seguiriyas.

En 1972 aparece un disco que hace mención del premio que le otorga la Cátedra de Flamencología de Jerez de la Frontera como ganador de la Copa Manuel Torre de Cante Flamenco del Concurso para profesionales y aficionados de la V Fiesta de la Bulería, celebro en la primera parte de dicho festival flamenco en Los Jardines del Bosque el 10 de julio y que finiquita su contrato con la citada compañía.

“PREMIO MANUEL TORRE DE CANTE FLAMENCO” ****

El Agujetas - Pemio Manuel Torre de Cante Flamenco 1972
Agujeta empieza en este disco conmoviéndonos por fandangos que nos pone en posición para recibir el tirito jondo de las extraordinarias seguiriyas. A continuación, la única concesión festera del disco, unos tangos ejecutados con maestría, retoma la solemnidad con unas enjundiosas soleares que nos pone a tono para poder recibir la embestida de unos terroríficos cantes fragüeros que finiquitan los cortes de esta cara 1. 

La cara 2 está compuesta por tres cortes por fandangos ejecutados impecablemente donde nos da un paseo por inquietantes y diferentes emociones que salen a flor de piel. Otro inigualable cante por soleá y unas estremecedoras seguiriyas ponen este disco al mismo nivel del anterior, confirmando que lo de Agujeta no es flor de un día.

Agujeta conoce a Caballero Bonald el cual está muy interesado en sus propuestas jondas y piensa, como luego sucedería, que tocando unos pocos resortes puede sacar lo mejor del cante gitano que lleva Manuel en las entrañas y para ello el poeta jerezano le busca una guitarra compañera y amiga, curtida en vehicular el sorprendente cante del gitano de San Miguel cuando todavía no había dado el salto a la profesionalidad, en los tabancos jerezanos y sus primeras actuaciones en público. 

Tras coincidir en algunos programas del añorado Ritos y Geografía del Cante Flamenco de TVE, se ven las caras de nuevo en un frio estudio de grabación. La nueva casa discográfica con la que Manuel firma contrato es la firma Ariola. Caballero Bonald no solo consigue ganar para la causa la energía y sobriedad de la guitarra de Parrilla de Jerez que calza a la perfección con el salvaje y ancestral cante de Agujeta, sino que es sabio en anular la frialdad que impone el estudio de grabación, unos cuantos palmeros, caras conocidas y ya los artistas se siente verdaderamente a gusto para engendrar una obra de tan incalculable valor como:

“CANTES GITANOS” *****

Manuel Agujetas - Cantes Gitanos 1972
Cuando ponemos el disco en el plato por su cara A, comienza la guitarra de Parrilla a introducirnos en el cante, de pronto sale por los altavoces un bramío de Agujeta que llena toda la sala de escucha y da con exactitud la magnitud de jondura y pureza por la que va a transitar el jerezano y su acompañante en todo el disco. El bramío da paso a unas brutales seguiriyas que finalizan con un cambio de verdadera antología, le sigue unas tandas de soleares de gran calado que mantiene viva la emoción. El tercer corte está reservado para otro monumento al cante, esta vez por martinetes, finaliza esta cara con unos jondísimos tangos que comienzan con una introducción por tientos de gran belleza. 

Reponiéndote como puedes de lo vivido, comienza la cara B con unos tientos con la misma intensidad y carga dramática que da el magnetismo de su poderosa voz, aborda las seguiriyas con el trágico y espeluznante eco que lo hacía Manuel Torre. Un espectacular cante por alboreás es la siguiente oferta, para rematar el disco con unas formidables bulerías en compás de origen, donde el apoyo de los palmeros, al igual que en los tangos, se tornan fundamental para que no baje el altísimo nivel de la obra. Estamos ante la obra maestra del cante gitano, puro y jondo. Disco para guardar en el mismo lugar que tienes el “The piper at the gates od dawn” de los Pink Floyd, el “King of blues” de Miles Davis el “Superfly” de Curtis Mayfield o el “At Newport” de Muddy Waters.

Aprovechando los duendes que Manuel Agujeta ha metido en los estudios de Ariola a primeros de 1973 aparece otra de las gemas jonda que pone a disposición del respetable aficionado:

“RUTAS DEL CANTE JONDO” *****

Manuel Agujetas - Rutas del Cante Jondo 1973
Esta vez se elige el solemne cante por soleá para abrir el disco ejecutado de una manera impecable y que nos prepara el cuerpo para el monumental cante por cabales del Loco Mateo. Increíbles son las sensaciones que produce con el taranto anónimo que popularizara el Pena Hijo en la sobrecogedora voz de Agujeta, sigue la emoción a raudales con las bulerías por soleá, dando paso a unas romeras que resuelve con gran maestría y que cierra la cara 1. 

Al darle la vuelta al disco nos encontramos con unos de sus palos por antonomasia, las seguiriyas de Francisco la Perla y el Ciego la Peña, simplemente brutal. Recuerdo magistral a su estirpe cantaora proveniente del Puerto de Santa María, con este monumental corrido gitano a palo seco, estilo que le va de maravilla, prosigue con otro de sus vehículos de transmisión preferidos, los gitanísimos fandangos preñados de donosura y que provoca múltiples sensaciones emocionales. Cierra el disco, volviendo al terreno de las cantiñas, esta vez por alegrías y cantiñas dotadas de una negrura exquisita. Otra obra maestra en vinilo para disfrutar como un cosaco y guardarlo junto a “Exilie On Main Street” de los Rollin Stones, el What´s Going On” de Marvin Gaye, el “Mingus Ah Um” de Charlies Mingus, o el “Legacy Of The Blues” de Bukka White.

Manuel Agujeta abandona el padrinaje de su paisano y firma contrato con Benzo Record, sello minúsculo auspiciado por el músico ceutí Salvador “Borys” Benzo creado para relanzar su carrera en solitario y donde a la hora de producir flamenco de calidad mira a la cantera jerezana y por allí, además de Manuel, pasa su hermano Juan, el Gitano de Bronce y Fernando Gálvez, entre otros. Sale un sencillo en 1973 donde de nuevo le acompaña Parrilla, como adelanto del LP que saldría a principio del año siguiente, de este álbum se imprimirían pocas copias ya que inmediatamente el sello entra en bancarrota y desaparece:

“CANTE VIEJO” ****

El Agujetas - Cante Viejo 1.974
Aunque está acompañado con la misma y paisana guitarra, Agujeta nota el cambio de producción, tanto artística como técnica, y baja un peldaño el nivel. Compone el álbum 2 bulerías por soleá donde alcanza picos emocionales inconmensurables, otros dos palos por seguiriyas ejecutados de una manera soberbia donde llama constantemente a la muerte que no quiere venir. Y para cerrar la duplicidad de palos dos fandangazos de esos que arañan el alma. Desgarra con la interpretación de los martinetes, saca el máximo de expresión en las malagueñas y estremece con sus acostumbrados lloriqueos en las bulerías del Tío Chalao que cierran el disco. Otro disco para degustarlo cuando te apetezca escuchar cante gitano.

Ante la insistencia de Pepe Fernández, Agujeta firma a mediados de 1974 un contrato de larga duración con la CFE que lo tendría “atado” hasta el final de la década. Este mismo año sale al mercado un álbum donde hace todo un guiño al aficionado que sabe escuchar. En los estudios le espera de nuevo la cristalina guitarra que lo arropó en su debut discográfico dispuesto a acompañarlo en sus ansias anticomerciales por las rutas más duras del cante jondo:

“CIEN AÑOS ATRÁS” ****

Agujetas - Cien años Atrás 1974
Debuta en la CFE con una placa excesivamente jonda, incluso para los agujeteros. Todos los cortes de la cara A nos lleva por los vericuetos del profundo cante por seguiriyas, las dos primeras siguen las mismas y clásicas pautas terminado con un macho agónico que alarga el cierre hasta que prácticamente echa el hígado por la boca, hasta tal punto, que en el segundo corte el bueno de Manolo Sanlúcar se queda aplaudiendo con la guitarra. “Cuando otros cantaores están terminado el cante, Agujeta está empezando” nos dice Pepe Fernández en la carpeta del disco. Después de la tormenta jonda tres tandas de seguiriyas ocupan el tercer corte donde encontramos un poco de sosiego para darnos la puntilla con la tanda de cabales donde vuelve a tirar de valentía, doliéndose hasta el infinito. 

La cara B es todo un paseo por el mundo de la soleá, comarcas y estilos personales se van sucediendo por los cinco cortes del disco interpretadas con decisión y maestría, las sensaciones que produce el cante con emotividad, desde el corazón están plasmada en todo el recorrido. Si los discos de Agujeta se alejan de toda lógica comercial, este va más allá, a la elección de solo dos palos de los más duros de la baraja cantaora se une la crudeza de sus interpretaciones recogidas en los surcos.

En 1975 Agujeta sorprende con un álbum eminentemente festero, aunque decir festero cantando Agujeta es mucho decir, este hombre tiene el don de convertir en solemne y jondo todos los palos que toca, incluso los más livianos y festeros:

“POR DERECHO” ****

Agujetas - Por Derecho 1975
Al poner en marcha el giradiscos por la primera cara se van sucediendo los cortes por bulerías, uno detrás de otro, hasta un número de cinco, donde se van incrustando en nuestros sentidos todos los matices que se han ido asimilando al pie de la torre de San Miguel. Bulerías de gran jondura y pureza, de una enorme calidad, lloriqueo y mascado incluido donde Agujeta nos va mostrando la raíz de una manera impecable con la inestimable ayuda de los palmeros. Aquí están todas las letras y modos que fue asimilando en su juventud y que ha servido de referencia a otros cantaores que han venido después. La historia de esta cara la termina unas tremendas bulerías por soleá. 

Otra familia de cante nos espera en la otra cara a la que le reserva tres cortes dos tangos y entre medio los tientos, todos ejecutados a un alto nivel, el disco entra en su parte más solemne con la soleá de los galanes, terminado con gran emotividad con unos gitanísimos fandangos. Otro muy buen disco, el único de su extensa carrera discográfica que no contiene sus afamadas cuchillás por seguiriyas, pero a Agujeta eso le da igual, te la da con cualquier palo.

Paralelamente a su contrato discográfico, Manuel Agujeta de esquinilla, acudía a un rudimentario estudio de grabación que tenía un aficionado en un sótano de la capital de España, donde dejó grabadas algunas horas de cantes, a veces con guitarras que solo alcanzaban a dar un par de acordes y otras con algo más de sapiencias. Estas grabaciones llegaron a ser conocidas en su día, como las cintas del sótano, haciendo simetría con otro de los locos maravillosos que ha tenido la música, esta vez de sangre india y disciplina rockera. Este aficionado tenía devoción por la saga de los Agujeta y entre El Viejo, Manuel, su hermano Juan El Gordo y su primo El Gitano de Bronce, había juntado una decena de horas de cantes. El primero en salir a la luz en la compañía Grabaciones Fonográfica en 1976 fue:

  “LA FRAGUA DE LOS AGUJETAS VOL. 1” ***


Placa donde se recogen 5 fandangos, 3 soleares, otras tantas seguiriyas y unas bulerías por soleá, en una muy buena selección de los estilos. Agujeta canta tremendamente bien. Si eres capaz de olvidarte de la guitarra, solo sabe dar dos acordes, podrás disfrutar del cante de Manuel en toda su extensión, pero para eso te lo tienes que tomar como si estuvieras escuchando un disco de pizarra, allí te olvidarías del refrito del contacto de la aguja con los surcos y en este te olvidarías de la guitarra. Aquí se cumple una de las máximas de Agujeta, la que puede cantar incluso con dos piedras. Ni que decir que la producción es para irse al “juzgao” de guardia. Álbum solo para agujeteros.

De las mismas sesiones, esta vez con una guitarra más profesional, la del “granaíno” Juan Heredia y la firma Euromusic aparece en el mismo año:

“CANTES DE SIEMPRE” ****

El Agujetas - Cantes de Siempre 1976
Seguiriyas, soleares, fandangos, tangos de Málaga, tonás y tientos repartidos por los 14 cortes del disco. No nos vamos a extender en este disco porque es el más conocido de su dilatada carrera, ya que se ha reeditado mil quinientas veces y en diferentes formatos. Muy buenos cantes que te harán disfrutar a pesar de la pobre producción. Mamá que estoy cayendo / una borrachera de vino que tengo / una borrachera de vino que tengo.

En una de sus visitas al sótano Manuel lleva a su padre con él, para que deje unos cantes grabados para la posteridad acompañado por la guitarra del californiano David Serva, no encuentra discográfica  que lo publique hasta 1977, siendo de nuevo Grabaciones Fonográfica quien pone en la calle:

“RAÍCES” ****

Agujetas El Viejo, Manuel Agujetas - Raíces 1977
Martinetes, debla, campanilleros, seguiriyas, soleá y tientos van buscando las raíces y para ello nada mejor que un catedrático de lo jondo, El Viejo Agujeta que, aunque sacado de su hábitat natural responde con gran maestría en unas seguiriyas y varios cortes por martinetes que quitan el sentío. Completan el disco unas malagueñas y unas cartageneras. Un muy buen disco para el primer contacto con la guitarra del californiano David Serva, a pesar de la producción made in sótano.

Este mismo año cierra definitivamente su colaboración con la guitarra magistral del maestro sanluqueño, volviendo otra vez a las propuestas más duras de la baraja cantaora que nos adentran en las veréas negras de:

“EN LA VEREA” ****

Agujetas - En la Verea 1977
Tres seguiriyas atronadoras, 4 enjundiosas soleares, un soberbio martinete, una tanda de fandangos que conmueven y agarran, para cerrar el disco con un guiño a la plazuela más festera por bulerías. Un muy buen disco con todo el sabor y la tragedia del mundo, para disfrute de los sentíos.

Tras la muerte de su padre, Manuel pide la cinta del último recital que dio el Viejo Agujeta en la Peña Flamenca Los Cernícalos de Jerez y pone rumbo a Madrid. Allí se topa de nuevo con su paisano Caballero Bonald quien lo convence para sacar un disco con una cara de cada uno, ya que su padre, al no ser profesional, era muy poco conocido y su disco iba a pasar desapercibido. Así se gestó lo que luego se titularía:

“PALABRA VIVA” *****

Agujetas padre, Agujetas hijo - Palabra Viva 1977
La cara A de este irrepetible disco está reservada para parte de un recital que dio El Viejo Agujeta con la guitarra experta en los menesteres de acompañar al saber jondo, de Rafael Alarcón, en la Peña Flamenca Los Cernícalos de Jerez. El viejo va desgranado diversos palos, entre bocanadas de Ventolin, seguiriyas, soleares, tarantos y fandangos van sentando cátedra con maestría y un sabor increíble en una pelea constante con muerte, donde se entrega hasta las últimas consecuencias. El recital va transcurriendo ante una audiencia totalmente receptiva y que, hoy en día todavía no se creen que tuvieran la suerte de asistir a tamaño acontecimiento, con tantos momentos memorables, imborrables, con trallazos emocionales de primera magnitud. 

Los surcos de la cara B se reserva a Manuel en el homenaje que le tributó a su padre, entregándose con todas la de la ley para que el acontecimiento estuviera a la altura de quien se lo enseñó casi todo. En la primera soleá te mete el diablo en el cuerpo que ya no soltarás hasta las bulerías que dedica a la afición y que cierran el disco. Agarra y te zarandea con las primeras seguiriyas para dejarte cao en los martinetes demostrando un dominio importante de la intensidad para llevarlo al terreno de los escalofríos y sobrecogimientos. La estética del dolor esta presente en las segundas tandas de soleares cargadas de emotividad. A pesar del altísimo nivel que lleva hasta ahora los diversos cortes del disco, será mejor que te coja confesao las tremendas seguiriyas, cuyos arranques de furia y rabia te dejan hecho un desgraciao. 

Otro disco gran reserva para juntarlo con el “Are You Experience” de Jimy Hendrix, el “Otis Blues” de Otis Redding, el “Sing Folk Songs” de Big BiLL Broozy, o el “Time Out” de Dave Brubeck Quartet.

Para grabar su doceava placa sigue con la guitarra de David Serva y así sin dejar el fructífero año no damos de bruce con:

“LO MUY BASTANTE” ****

Agujetas - Lo Muy Bastante 1977
El disco se abre de forma trepidante con unas seguiriyas cuyos tercios de cierre se tornan en una pelea mortal, para mantener el clímax unos fandangazos conmovedores que dan paso a otras tremendas seguiriyas que describe a la perfección la magia de Agujeta. Sigue acaparando nuestros sentíos con los valientes fandangos de Manuel Torre que nos llevan directamente al “Cai” de Agujeta en el siguiente corte, al mismo que le llaman relicario. Finaliza esta cara tal como empezó con otros momentazos por seguiriyas donde se duele a rabiar. 

Al darle la vuelta al disco nos encontramos con unos tanguillos cuyos giros son muy agradables de escuchar sin llegar en algún momento a una concesión de cara a la galería. Eso jamás. Entra en faena jonda acometiendo en dos cortes el cante por soleares al que dota de una solemnidad y emotividad aplastantes, entre medio abusa del oyente endiñándote emocionalmente por seguiriyas. El cierre del disco es para unas extraordinarias bulerías por soleá. Otra gozada de disco.

Con la guitarra de José Veguillas  y en el sello Phonic, sale este álbum en 1977 con grabaciones realizadas en 1973, esta placa de título horrible,  contiene 6 cantes de “El querer no se puede ocultar”, preferimos analizar este último, ya que las bulerías tienen un fade out salvaje y los tientos, ni fade ni nada, corte del tirón. El que tenga el álbum del 86, puede completar este, con dos de los cantes contenidos en el “Archivo de flamenco” vol. 13:
“CANTE HONDO”  PHONIC

Quiero coger sin sembrar
Si tuvieras la culpa
Cuando me muera
Que tanto he dormio
Por ti abandoné mis niños
Quien tiene pena no duerme
El querer no se puede ocultar
Más calmao

Procedentes de las cintas del sótano ponemos solo su contenido porque no lo hemos escuchado, aparece en 1978
“AGUJETAS Y SUS FANDANGOS E. BELLO”
Vienes pidiendo perdón: Seguiriyas
Ya sé que te llaman Gloria: Soleares
Yo te quisiera dejar: Fandangos
Y yo la vi en agonía: Fandangos
No quiero que otro te quiera: Fandangos
Señor alcalde: Tientos
También por interés: Fandangos
Lo que tú te mereces: Fandangos
Yo te entregaría el alma: Fandangos
Que mi cuerpo tenga alivio: Fandangos

Nada más empezar 1979, ya cotiza entre los aficionados lo que sería su último trabajo acompañado por el guiri:

“FLAMENCO” ****

Agujetas - Flamenco 1979
Este disco que cierra su compromiso con la CFE forma parte de una trilogía que la compañía saca como homenaje a la fragua de los Agujeta, misma maquetación para las tres portadas donde solo cambia la foto del intérprete, la de su padre el Viejo Agujeta, la de su hijo Antonio y la de él. Sigue confiando en sus palos por antonomasia para destrozar lo anímico del escucha, 4 seguiriyas reflejan la tragedia humana, sus sufrimientos, dolores, tristeza y angustias como tan solo las puede reflejar la credibilidad que da el poder de transmisión y lo mágico de su bronceada y poderosa voz del que para una gran parte de la afición es el mejor seguiriyero del siglo XX. Dos soleares de una enjundia exquisita y la emotividad llevada al extremo en los dos cortes por fandangos. Dos pistas se reservan para el cante por bulerías, donde se encuentra verdaderamente a gusto, reseñar que una de ellas aparece en el disco como soleá y en la otra graba por primera vez su letra dedicada al rey de la España en su versión íntegra, donde nos avisaba de los asuntos del Borbón.

Agujeta ve a Gualberto tocar el sitar de esa forma tan flamenca y queda prendado, ya que Manuel relaciona la guitarra india con sus antepasados. Gualberto vuelve a la piel de toro en 1974 y con músicos de allí y de aquí forma una banda con la que graba “A la Vida / al Dolor” su segundo disco en solitario y primero en salir a la luz. Gualberto tenía la intención de hacer algo con el Lebrijano, así lo manifestó en el semanario Disco Express por aquellos días, pero no coincidían las fechas, estando en los estudios de grabación se encuentra con Ortiz Nuevo, por aquellas fechas en el Johnny y le dijo que le buscara un cantaor para que colaborara en el disco y el que luego sería director de la Bienal le trajo a Enrique Morente. 

Para la presentación del disco, Gualberto realiza una gira donde en el primero y último pase sale con su grupo, en medio, acompaña a Manuel Agujeta y a su guitarrista con el sitar.
“La notal final, que pretendía ser solo intermedia, la puso Agujeta que hizo sus cantes flamencos acompañado de Gualberto al sitar y guitarrista improvisado. La gente pidió más, pero la autoridad nos dejó a medias”.
(Jesús Ordovás, Disco Express, 25 de abril de 1975)
En aquellas fechas había que respetar la hora de finalización insertadas en los permisos gubernativos y el bueno de Hilario Camacho se había comido parte del reservado al trianero.

Agujeta no se olvida de la experiencia y se pone en contacto con el músico de la Cava, tras conocer a Gonzalo García Pelayo al que no se lo tiene que proponer dos veces, el mismo lo anima a que contacte con el trianero, así lo cuenta el propio Gualberto en una entrevista:
“Par mí fue una cosa casi mágica digamos porque yo acababa de llegar de EE. UU. Y allí escuchaba yo mucho un disco que tenía de El Agujeta que grabó con Manolo Sanlúcar, el disco me encantaba, cantes por seguiriyas, por soleá, me parecía una persona increíble. Un día me llaman por teléfono y era Manuel Agujeta y me dijo que quería hacer un disco conmigo y claro yo me quedé, le dije, yo encantado, ahora mismo, era mi cantaor preferido en aquella época. Yo venía con el disco de él en el coco, de escucharlo miles de veces y nada ni ensayamos ni nada. A los dos o tres días me vine para Madrid, bueno vamos a ver un poquito Manuel lo que hacemos ¿Qué vamos a hacer? Tú toca y yo canto, somos dos figuras, a nosotros no nos hace falta ni ensayar. Pero hombre vamos a ver. Que no, yo te he visto tocar y no veas. A mi me encanta. Entonces cogimos tocamos y no repetimos nada, es el único disco que no se repitió absolutamente nada, fue del tirón”. (Curro del Realejo, Triste y Azul, radio Vallekas)

En la primavera de 1979 se encuentran en los estudios Sonoland de Madrid dos artistas de culto Junto a un guitarrista americano y dos productores underground, al sonido, el bueno de Ángel Gil. Julio Palacios y Gonzalo García Pelayo ya habían plasmado en microsurcos la magia jonda de Joselero y Tío José El Negro y con estas premisas sale al mercado:

GUALBERTO Y AGUJETAS” *****

Gualberto y Agujetas - Gualberto y Agujetas 1979
Una introducción de las guitarras al que se une el guayeo de Agujeta y donde apreciamos el extraordinario trabajo en los controles de Ángel Gil para sacar todo el partido a la negrura de la densa voz del gitano de San Miguel que se pasea con suficiencia haciendo lo que le da la gana con el cante y como de costumbre en este palo desarrolla las formas y modos del Tío Chalao usándola en algunos momentos como un instrumento más, ante el propicio clímax creado por los músicos, incluidos los palmeros. A la frescura que le da la incorporación de la guitarra india se une la propia de la improvisación. Para el próximo corte el clímax que crea los músicos produce intensos escalofríos, ante esto el primer gañafón de Agujeta no tarda en llegar, que magia tiene este hombre en la voz, no me cansaré de repetirlo, con solo templarse ya te mete el diablo en el cuerpo, qué poder de transmisión. Entramos en los primeros tercios de las seguiriyas y las sensaciones se multiplican la carga dramática de sus lamentos te sobrecogen de una manera brutal y no puedes dejar de pensar, que Agujeta tiene una capacidad sobre humana para emocionar, para transformar en multiorgásmico tus sentíos. Gualberto y Madigan sabiendo que están haciendo historia crean una atmósfera en la transición a las seguiriyas de Juan Junquera de una belleza jonda imposible de describir, aparece de nuevo la voz de Agujetas avisándonos que va a tirar de valentía y con la brutalidad jonda que le caracteriza para llevarse todo el protagonismo rebusca en el pozo de lo jondo sacando la raíz de la raíz, llevando el cante al límite de lo razonable. Máxima expresión y emotividad para los fandangos del siguiente corte. 

Una introducción de bella factura nos avisa que no vamos de fiesta por tangos al comienzo de la cara B, su recia voz potente y viril le da una nueva dimensión al recorrido por los diversos estilos. Otra vez los acompañantes nos crean la atmosfera adecuada para adentrarnos en el paraíso de lo jondo que conforman las seguiriyas, a estas alturas ya el oyente piensa que no se va a ver en otra, que manera de dolerse, que volcán de sensaciones. Pero quieto, aquí no queda la cosa todavía queda el cierre del cojo Farrabú donde Agujeta lo convierte en un tsunami jondo indescriptible. El disco acaba como empezó, plazueleando y rematando el disco como manda los cánones jerezanos del cante gitano. Que facilidad para engendrar obras maestras, donde otros se llevan años de visitar estudios de grabación, con guitarristas específico para cada palo o canción, mezclas en Londres o Nueva York, el graba en directo obras de incalculable valor jondo. No queda otra que decir ¡Viva el Cante Gitano! 
Disco para guardarlos junto a “The Sun Sessions” de Elvis Preley, “Portrat Of A Le” de Sam Cooke, “Watz For Debby” de Bill Evans, o el “Smith Sonian” de Lightnin´ Hopkins.

Llegamos a la década de los ochenta, donde su abundante producción discográfica sufre un fuerte parón. Tiran de archivo para sacar unas grabaciones de 1973 y aún habiendo salido 6 de los cantes en un disco anterior de 1977 que pasa desapercibido por su escasa tirada, ya quen era una de esas casas filiales que sacaban cintas para expositores de gasolineras, es recibido con alborozo por la afición. La espera ha merecido la pena, han sacado dos cantes de relleno, puesto en su día en aras de la variedad, y han metido otros dos que cumplen con el magnífico nivel del álbum, la producción ha sido también muy mejorada.  Así que en 1.986 aparece otra de sus joyas jondas de las que cuenta en su carrera discográfica:

“EL QUERER NO SE PUEDE OCULTAR” *****

El Agujetas - El Querer no se Puede Ocultar 1986
Una brutalidad jonda se apodera de la sala de escucha con los primeros tercios de la bulerías por soleá que abre el disco. ¿Se puede cantar más jondo y más gitano que canta Agujeta? Jamás, te responde, ante la imposibilidad de no conmoverse, acongojarse con un cante así. Sigue los escalofríos y los sobrecogimientos en el memorable cante por seguiriyas del siguiente corte, Agujeta no canta, lo siente y te hace sentirlo a ti con los melismas auténticos del cante mamao, el que echa mano de lo que ha vivío, como en las seguiriyas del tercer corte. Después de esos trallazos jondos te vuelves preguntar ¿Se puede cantar mejor por seguiriyas? Sí, en el cuarto corte, el que cierra la cara A, cuando ya creías que lo había escuchado todo sobre el cante por seguiriyas, Manuel vuelve a sorprender al oyente aportando a este cante su centenaria herencia familiar. 

Le das la vuelta al disco y te sigues preguntando ¿Este disco tiene techo? ¡NO!  cuando estás disfrutando de la enjundiosa emotividad de los primeros tercios del cante por soleá, de pronto y sin previo aviso te pega una puñalá jonda que te hace comprender lo que este hombre quiso a esa mujé. No hay en la historia del flamenco, un grito pelao, un bramío, un rujío de tan magnitud, ni tampoco que te haga sentir tanto y tanto. La suerte que tiene el que escucha es que te coge en el ecuador de la paliza emocional, cuando ya a pasar fatigas estás tan hecho. Proseguimos la escucha por el mundo particular de las desoladoras soleares que nos conduce por el camino de lo rancio, de lo añejo y de la pureza que se extiende al próximo corte. Agujeta termina el disco con la misma intensidad con que lo empezó, dejándole un encargo a Kanako para cuando se vaya al patio las malvas, para transportar este tipo de mensajes que mejor vehículo que el de las seguiriyas, donde conmueve y agarra tirando como siempre de valentía en el cierre, creando un huracán jondo muy difícil de digerir. 
Esta montaña rusa de emociones y sensaciones con tantos momentos “inaborrable” como diría Antonio El Platero, son difícil de creer y te preguntas ¿Será la ansiedad de más Agujeta? Por haber pasado tanto tiempo de la publicación de su último disco. Así que para cerciorarnos lo escuchamos de nuevo, en esta escucha no solo comprobamos satisfactoriamente que todas las sensaciones anteriores eran ciertas, sino que descubrimos otras nuevas a pesar de haber anulado el factor sorpresa y de haber puesto los cinco sentíos, los mismo que se me han perdío. La extraordinaria y majestuosa sonanta que le acompaña es la del maestro José Vega "Veguillas". 

Otra obra maestra para poner junto a “The Doors” de los The Doors, el “I never loved a man the…” de Aretha Franklin, el “A love supreme” de John Coltrane, o el “Plays and sings the blues” de John Lee Hooker

Otro periodo de sequía discográfica nos adentra ya en los noventa, donde en 1991 aparece un CD producido en Paris por Ocora-Radio France, donde le acompaña la guitarra de su paisano Niño Jero, que no le acaba de tomar la medida, la producción también deja que desear siendo el disco más flojo de su carrera:

“AGUJETAS EN PARÍS” ***

Agujetas - Agujetas en Paris 1991
Después de una larga espera, la entrada de nuevo en los estudios de grabación de Agujeta dececiona, nada que ver con su anterior disco. Una producción regular, los cantes están agrupados por grupos desde los más rítmicos hasta los más duros. De los 25 cantes, 10 podrían sobrar perfectamente, solo los agujeteros serían capaces de sacarle algún aliciente. En el resto podemos encontrar momentos Agujeta en las bulerías romanceas, las alegrías, algunos estilos de fandangos, bulerías por soleá, seguiriyas y en todos los cantes sin guitarra, incluidos los romances. De los 25 cantes 12 cuenta con menos de 3 minutos. Disco flojo que no dirá nada al aficionado general.

Pasan siete años hasta que en 1998 sus amigos aficionados de Madrid, asiduos al mesón La Soleá deciden impulsar su carrera, al hilo de su aparición estelar en la película “Flamenco” de Carlos Saura. Conociendo las particularidades de Manuel a la hora de grabar, que jamás repite un cante, salga como salga, sabiamente deciden que lo mejor para que Manuel pueda desarrollar todas sus propuestas jondas en un álbum es la grabación de tres noches eligiendo el sitio donde Manuel se encuentra más a gusto que en su casa. 

Un sitio acogedor, unos cuantos amigos cabales, una unidad móvil de calidad y ya estaba creada la atmósfera necesaria para que el cante gitano brote en su máxima expresión. Falta la guinda, que la pone un productor de reconocido prestigio, que ha trabajado con grandes artistas, Julián Sanz. Aquí está todo cuidado, a las impecables fotografías y maquetación se une la brillante pluma de Paco Almazán para el libreto que acompaña al disco, un hombre que ha mantenido viva la llama Agujeta desde sus inicios. Y con todo esto brota del pozo de las penas que tiene Agujeta en sus entrañas:

“AGUJETAS EN LA SOLEÁ” *****

Agujetas - En la Soleá 1998
La primera pista es para unos fandangos naturales de antología, amargos, duros y bravíos de una expresividad que nos hace pensar que estamos en otra gema Agujeta. Nos llega la hora con unas seguiriyas jerezanas que comienza en una tormenta para convertirse en huracán jondo a medida que se van sucediendo los tercios, llega el momento de un par de letras por soleá donde demuestra un dominio importante de la intensidad para dejar al oyente listo para recibir la brutalidad expresiva de unos martinete y toná memorables. 

El corte 5 lo ocupa unas extraordinarias bulerías por soleá que te dejan tocao y listo para que te arrolle el carro los muertos que se presenta en forma de una espeluznante soleá corrida por seguiriyas y unas tandas de seguiriyas de las que hacen afición. Soberbios en los fandangos de Cepero y Manuel Torre, que por mucho que los tengas escuchaos, en la voz de Agujeta no deja nunca de sorprenderte y emocionarte. Vuelta a la soleá donde damos u paseo por Alcalá y Cádiz, entre medio las bulerías por soleá como acostumbran a hacerlas los cantaores jerezanos donde la carga dramática hace estrago en el escucha, nadie puede resistirse a esa poderosa voz nacida de las fatigas. 

No hay tiempo para la relajación, en el próximo corte Manuel Torre viene a visitarte para cantarte sus tarantos de una manera brutalmente excepcional, a estas alturas del disco no sabes con que corte quedarte, qué manera de tocarte las zonas erógenas del cerebro, que encantamiento tiene su eco, la música que produce con su voz. Soníos negros le llaman. ¡Por Jerez de la Frontera! Vamos allá y empieza creando una atmósfera densa y oscura para confiarte y una vez estás allí vez perfectamente con que fatigas llamaba ese hombre a Cristina. La guitarra por fandangos te avisa que ya estamos en otro corte y sigue con los naturales recogidos de sus veréas negras, continúa la paliza emocional con las soleares de Joaquín el de la Paula y el Mellizo, ya nos sabes si ir para aquellas matas donde te ha avisado que no vayas o optar por seguir recibiendo gañafones jondos, si opta por lo segundo, que sepas que vas a ser zarandeado a ritmo de bulerías por soleá. 

Unas bulerías de San Miguel te quitan la tensión acumulada, te dejan suelto, a la intemperie para arroyarte en el próximo corte con unas seguiriyas de Paco la Luz y Manuel Cagancho. Antes de que te dé tiempo a sacar el pañuelo blanco para rendirte, Manuel Agujeta ya te ha rematao con unas tonás de esas que quedan registrada en la historia de lo jondo, en los anales del cante gitano para la posteridad. Disco para poner junto a “Live and Leed” de The Who, “Live a the Apollo” de James Brown, el “Live at the Regal” de B.B. King, o el “In concert” de Nina Simone.


"El disco está bien. Canté a gusto, mis cosas, las cosas de antes, las de los gitanos que vivían en los cortijos. Porque el flamenco no es de los canasteros. Es de las casas. ¡Y de las cárceles!". A ver si éstos [Alía] lo destruyen (distribuyen) bien".

Por primera vez Agujeta tiene una promoción como “Dios manda” y su presentación sale en los telediarios en primen time, cogiendo a los críticos flamencos desprevenidos, como lo hiciera anteriormente en el espectacular momento de la interpretación de los martinetes en la película “Flamenco de Carlos Saura.
Con menos de un año de diferencia y como si fuera una acción orquestada aparece en 1999 la banda sonora de un documental que lleva la firma de la realizadora Dominique Abel en el sello Idèal Audience con una producción exquisita:

“Agujetas cantaor” *****
Agujetas - Agujetas Cantaor 1999
Los 50 minutos sin tregua a lo jondo comienza con un excepcional cante por soleá, ya en la salida se ve que va a ser una noche memorable para el cante gitano, los tercios de los estilos se van sucediendo en un vendaval de emociones que cogen a todo el mundo desprevenido y los va dejando constreñido, acongojados, aun habiendo en la sala aficionados avezados en esto de lo jondo. La voz de Agujeta acta para la barbarie jonda, va alcanzando a los oyentes indiscriminadamente, que no saben cómo tensar los músculos y comienza a retorcerse en los asientos para dar entrada y salida al tsunami jondo que se le viene encima y que llega con cotas de expresividad inimaginables en un cantaor del siglo actual. 

Ya lo avisaba la sabia voz de Antonio El Platero, con décadas de afición a las espaldas “Cuando a Manuel se le presenta el duende hay que salir corriendo, como el otro día en Chipiona que cantó por soleá, en esos términos y esas alturas de esos cantaores”. El siguiente corte es toda una brutalidad, la forja de un hierro en el taller de su casa en Torrebreva nos adentra en los 17 minutos de cante fragüero, algo insólito en el mundo de la discografía flamenca, Agujeta va repasando la expresión dolorosa y sublime de sus antepasados, trabajando en la recuperación de unos soníos y en unas formas arcaicas de sabores añejos que te deja extasiado. 

Agujeta no entiende de matices livianos y el disco retoma la memorable actuación en la venta Gordo Prospin de Chipiona con las primeras seguiriyas del álbum, un cante soberbio, trágico y hermoso a la vez, donde Agujeta le saca la máxima potencia expresiva que va pulverizado los sentíos con un regusto increíble. La emotividad que le pone a los fandangos del siguiente corte conecta a la primera con el público que los recibe con gran alborozo, sigue la excelencia cantaora con unas extraordinarias bulerías pa´escuchá que con su arrebatador estilo, quitan el hipo. Termina la clase magistral de cante gitano y, por ende, el apaleamiento emocional con unas seguiriyas, palo que en la interpretación de Agujeta cobra una dimensión desconocida, como agarra, como te transporta a un estado de congoja permanente hasta que por fin te suelta, acabando en un carrusel de múltiples emociones que solo ocurre al escuchar un disco o una actuación de Manuel Agujeta “El Grande”. 

Otra joya para escucharla miles de veces y ponerla en su sitio natural al lado del “Canta Jerez” de Terremoto, Sernita, Sordera… el “De Sevilla a Cádiz” del Lebrijano, el “Genio y Duende del Cante Gitano” de Terremoto, el doble “Una Historia de Cante Flamenco” de Manolo Caracol, “El calor de mi recuerdos” de Antonio Mairena, “El cante de Fernanda y Bernarda de Utrera” de Fernanda y Bernarda, la antología “Medio Siglo de Cante Flamenco”, “Colección de Carlos martín ballester" de Manuel Torre,  el “Nuestro Flamenco” Vol. 2 de Caracol, Perrate y Diego del Gastor, “Serie II Flamenco” Tomás Pavón, “Flamenco Vivo” de Camarón, "Maestros del Flamenco" de Chocolate, “Maestros del Cante” La Perla de Cádiz, o el “Recorded Live in Juerga…” de Chano Lobato, Gaspar de Utrera, Miguel El Funi…

Estas series extraordinarios de acontecimientos audiovisuales sublimes hacen que sus escasos seguidores se multipliquen y piensen que esta es la definitiva de poner al grande del cante gitano en el lugar que se merece por la calidad del arte que atesora. Desde Sevilla se publica un fanzine con un dossier sobre el gitano de San Miguel donde se repasa su biografía y su discografía, el mismo se envía a todas las peñas inscrita en la federación de peñas flamencas, animando para que se fotocopie y se distribuya entre los aficionados, desde otros puntos de la geografía se empieza a digitalizar su discografía para subirla a la red y aunque el movimiento no está coordinado si se piden ayuda unos a otros para lograr su propósito, el boca oído se torna ya imparable, ya son muchos los aficionados que con los documentos en las manos clama contra la mayor injusticia jonda que se hay hecho en la historia del flamenco. 

Años después esta marea imparable de agujeteros asalta Youtube insertado sus actuaciones en TV, recitales, festivales, concierto… para que nadie se quede sin su ración de Agujeta. Ha sido el único artista que ha llegado a la cumbre, gracias al boca-oído de sus seguidores, hasta tal punto que Antonio Núñez El Chocolate le llegó a decir, que no se explicaba lo alto que había llegado sin ayuda de nadie. Todo esto por su cante y solo por su cante sin ninguna concesión a la galería, de todo es sabido que el ermitaño de Torrebreva no hacía prisioneros.

Un disco para el sello Palo Nuevo en 2001 sería su última entrada en solitario en un estudio de grabación, donde le acompaña por primera vez en una para estos menesteres la experta guitarra Enrique de Melchor:

“24 QUILATES” ****

El Agujetas - 24 Quilates 2001
Agujeta sigue su tónica habitual de grabar los palos en los que se siente más a gusto, los productores que lo saben lo dejan hacer y así ganamos todos. Agujeta es un cantaor largo, no enciclopédico, a pesar de los que alimentan la leyenda urbana, interesadamente, a lo largo de su carrera discográfica ha grabado más de 20 palos diferentes, los que hay que sumar la más de treintena de estilos. Soy de los que piensan que el cantaor debe de cantar en todo momento lo que quiera, lo que le apetezca, tanto en una actuación como a la hora de grabar. 

Y eso es lo que nos encontramos en “24 Quilates” un paseo por su repertorio habitual, que por su anarquía siempre aporta cosas nuevas, aparte de algunas letras. La magia de su voz, de su eco y el poder de transmisión lo hacen conectar con el aficionado, sin tener que usar aditivos, edulcorante y colorantes, a pesar, que los vehículos utilizados son las propuestas más duras y jondas del flamenco. 4 soleares, 4 seguiriyas, 4 bulerías por soleá, 3 cantes fragüeros y dos fandangos se van sucediendo en los cortes del disco, eta vez distribuidos con buen criterio, al igual que la producción de calidad que saca un muy buen sonido, que unido al formato disco libro donde todo está cuidado con esmero, fotografías, textos, maquetación. 

No esperen gran minutaje en los cortes como en su disco anterior, aquí te lo dice todo resumido por aquello que lo bueno, breve, dos veces bueno. Hay quien espera un cante que le maree la perdiz, con su verso corto, el de preparación y el macho. A mi me da igual todo eso cundo se trata de Agujeta, hay muchísimos cantes bien estructurados en su discografía, lo que importa es la capacidad para crearte multiemociones y a Agujeta con el minutaje que tiene los cortes le sobra. Un disco muy bueno de escuchá.

“EL REY DEL CANTE GITANO” ****

Agujetas - El Rey del Cante Gitano 2005
Para esta segunda parte de “Agujetas en la Soleá” se puede llegara a pensar que en el primero escogieron todos los cantes buenos, nada más lejos de la realidad, esto es la segunda parte de un disco doble que por razón comercial ha salido en dos partes. En el flamenco la mal llamada crítica especializada flamenca nunca han incentivado la compra de discos, si ya es difícil vender un disco simple, imaginaros uno doble. La magia jonda de la primera parte sigue presente en este en toda su extensión, en los cinco cortes por seguiriyas, en los tres de soleares, en las dos bulerías pa´escuchá y los tres de fandangos. 

Cantes añejos, cante gitano incontaminados manan de las pistas con fuerza y rigor sobre el oyente que le es imposible no conmoverse con cantes así. Agujeta en su salsa, local reducido con unos cuantos amigos aficionados, que le quieren, que lo admiran desde su primera visita a la capital en 1970 y a los que Agujeta se entrega con toda la de la ley jonda, en cada cuarto de los cabales que le organizan, siendo muy familiar, aunque sea La Solea nueva. Si nunca te has visto en una, pon el disco y cierra los ojos, enseguida veraz la imagen de El Yayo con sus gafas de sol a medio metro de Manuel, que está en un pequeño escenario al mismo nivel del suelo. 'It's Only Gypsy sings (But I Like It)



*MANUEL AGUJETAS Y ANTONIO AGUJETAS  “AL MEJOR DE LO NACIO” LA BODEGA 2014

CD QUE CONTIENE 11 SAETAS, 9 DE MANUEL AGUJETAS Y 2 DE SU HIJO ANTONIO AGUJETAS

1.   DETENTE, JUDAS
2.   UNA LIMOSNA
3.   SE OSCURECIERON LOS CIELOS
4.   DE TU SANTA BARBA
5.   FIJARSE BIEN EN EL MARQUILLO
6.   LO PASEAN POR EL PUEBLO
7.   SAN JUAN CORRE Y SE APRESURA
8.   LLORARON GOTAS DE SANGRE
9.   A QUIÉN BUSCÁIS, SEÑORES
10. AMARRAITO DE PIES Y MANOS
11. AL SON DE RONCAS TROMPETA

Para Agujeta el cante es una necesidad vital y aunque cumpla un contrato, tanto en una actuación como un estudio de grabación en su cante manda él, canta como quiere, lo que quiere y como le da la gana, no atiende a ningún protocolo, el siempre graba en directo, el va a dar una actuación.

DISCOGRAFÍA DISPERSA

DISCOS CONJUNTOS


La CBS coje cantes de El Agujetas para conformar discos con varios artistas

De 1970 a 1972 la CBS sacó una serie de discos conjuntos de artista jerezanos que en su mayoría no tenían jerarquía para sacar un LP en solitario, no son discos al estilo “Canta Jerez” donde graban todos los artistas en una sesión específica para ello. Estos son grabaciones de diferentes sesiones con diferentes objetivos, sacar single, EP, discos conjuntos. La participación de Agujeta es con cantes que no entraron en su primer larga duración por falta de espacio.

     FLAMENCO DE JEREZ CBS 1970
  • Martinete de Jerez
  • Siguiriyas del remedio

EL CUARTO DE LOS CABALES CBS 1971
  • Fandangos del cazaó

NOCHE DE CANTE GITANO CBS 1972
  • Pago por la vía – Siguiriyas

TESTIMONIOS FLAMENCOS – HISTORIA DEL FLAMENCO EDICIONES TARTESOS 1995
Grabaciones en directo
VOL. 31
  • Seguiriyas 1990
Vol. 33
  • Martinetes 1984

       A continuación, los discos que se relacionan si son discos específicos de los artistas en una 
       Sesión de grabación:

       V.O.R.S. “JEREZ AL CANTE” KARONTE 2012
      * Ronda por tonás y martinetes
      * Fandangos
      * Siguiriyas

       ASÍ CANTA NUESTRA TIERRA EN SEMANA SANTA vol. 3 - 1990 caja DE AHORROS DE JEREZ
  • Saeta
  •  
B.S.O. “FLAMENCO” 1995 JUAN LEBRÓN PRODUCCIONES
* Martinetes

"LEGADO DE LOS CANTES DE CÁDIZ" 


En 2012 el productor Ricardo Pachón firmará un contrato con el Consorcio Bicentenario y el Instituto Andaluz de Flamenco además del patrocinio de varias empresas para sacar a la luz un estuche con tres CD donde se recopilan dichos cantes, de los cuales dos están reservados a actuaciones inéditas recogidas en festivales cuando acompañaba a Camarón en la época que era su productor. “Así, los compactos dos y tres contienen grabaciones inéditas de Chano Lobato, Juanito Villar, El Chato de la Isla, Santiago Donday, Rancapino y Manuel Agujetas, entre otros grandes intérpretes. "Estas obras tienen un valor tremendo porque será la primera vez que se escuchen", aprecia Pachón que ha digitalizado "con gran esfuerzo" estos cortes procedentes de sus cintas analógicas”. (Diario de Cádiz)

Este estuche con una tirada de 100 unidades, saldría a primero de 2013 en una edición no venal.

COLABORACIONES



CURRO DE JEREZ “GUITARRA SUENA 2001 ALÍA DISCO
  • Fandangos

VIDEOS, DVD



RITOS Y GEOGRAFÍA DEL CANTE FLAMENCO – MONOGRÁFICO Y VARIOS PROGRAMAS 
CONJUNTOS 1997 ALGA EDICIONES VHS/DVD
MANUEL AGUJETAS, RODRIGO “FLAMENCO NIGHTS IN SAN DIEGO 1985 VHS/DVD


Agujetas en San Diego original VHS y reedición en DVD


VARIOS “FLAMENCO” DE CARLOS SAURA 1995 LEBRÓN PRODUCCIONES VHS/DVD


Carlos Saura supo plasmar como nadie a Agujetas para la historia el monumento a cante por martinete hizo el resto

VARIOS “DE CANTES Y CANTAORES DE JEREZ” 2005 RBA DVD
VARIOS "JONDURA Y SOLERA" 2004 RBA DVD
VARIOS “DESDE LO MAS HONDO – EL MUSEO JAPONES” 1996 LA LINTERNA MÁGICA TV




“AGUJETAS CANTAOR” DE DOMINIQUE ABEL 1999 NAIVE VHS/DVD


Premiado Documental de Dominique Abel sobre Agujetas de una belleza plástica y sonora impresionante

RECOPILACIONES, REEDICIONES Y OTRAS HISTORIAS

Para conformar importantes antologías del cante flamenco sus autores tiran de los cantes grabados de Agujetas destacando la que se realiza a partir del histórico Archivo de Vergara.

“MEDIO SIGLO DE CANTE FLAMENCO” 1987 ARIOLA 10 LPs


Estudiosos del flamenco utilizaron sus cante extraídos de sus discos para  conformar diversas antologías

Las conformadas para la Caja de ahorros de Jerez

“ANTOLOGÍA DEL CANTE GITANO DE NUESTRA TIERRA – DE MANUEL TORRE A ANTONIO MAIRENA” 1986
“ANTOLOGÍA DEL CANTE FLAMENCO DE LA PROVINCIA DE CÁDIZ” 1983

El cantaor y coleccionista de grabaciones flamencas Luis Caballero también tiró de sus cantes grabados para conformar lo que iba a ser la madre de todas las antologías flamencas. Gran conocedor de la discografía y de sus cantes, se dispuso a realizar con criterio neutro en cuanto al color y oficialista en cuanto a las formas, la biblia jonda, para ello utilizó la más amplia nómina de cantaores que plasmaron su cante en placas, pero solo llegó al vol. 11, ya que las casas discográficas se negaban a que cantaores de diferentes compañías compartieran LP y antes de realizar un bodrio prefirieron cortar por los sano. Al tener la antología estructurada por palos o familias, el mejor cantaor, mejor grabación o dar matices con intérpretes difentes del cante por mariana, por poner un ejemplo, no coincidía en casa discográfica con los matices o variedad de intérpretes del cante o cantes pertenecientes al grupo que quería asociar. Así que la dejaron en aras a la honradez.


También Luis Caballero tiró de Agujetas para su ambisioso proyecto

“FLAMENCO” 1988 SARPE 11 LPs


Ángel Álvarez Caballero recoge los cortes de Agujetas en "Palabra Viva" para conformar su discoteca básica

COLECCIÓN “ARTE FLAMENCO” 1993 ORBI FABBRI



VARIOS “FANDANGOS DE TRONÍO” 1.970 CBS
VARIOS “FLAMENCO VOL. II” CBS
MANUEL AGUJETAS / SMAHS “VANGUARDIA Y PUERZA DEL FLAMENCO” CFE-CHAPA 1978
Mariscal Romero tira de cantes editados en su día para completar un disco de la tercera fomación de Smash

MANUEL AGUJETAS “GRAND CANTAORES DU FLAMENCO VOL. 8 1985 LE CHANT DU MONDE


MANUEL AGUJETAS “ARCHIVO DE FLAMENCO VOL. 13” 1995 TEMPLE 


Agujetas El Viejo, Manuel Agujetas y Antonio Agujetas. Fotos extraída de la Triología Flamenco
AGUJETAS “TRES GENERACIONES” 2002 BMG (AGUJETAS EL VIEJO, MANUEL Y ANTONIO AGUJETAS)

Hasta aquí el repaso a su discografía oficial, algún día investigaremos su discografía oculta. Salud.


Antonio Delgado







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todas las aportaciones de los aficionados serán bien recibidas e incluso necesarias. Gracias

MANUEL AGUJETAS GENIO Y DUENDE DEL CANTE GITANO

Para entrar en materia nada mejor que un audiovisual cuando se está hablando de música y para que se compruebe que todo lo que se va a deci...